Capítulo I (Adiós Corazón)

Capítulo I

¿Como puedo sacar de mi mente su voz y su sonrisa cuando ni siquiera se quien es? No he dormido durante días pensando en esa tienda a donde había ido y encontrado a una chica, que no se nada más que con la letra M inicia su nombre.

Me pongo a buscar en Facebook la letra M y entre cientos de los miles de resultados que aparecen, ella no esta en ninguno. Su nombre bien podría ser Melissa, Melanie, Merari, Mónica, Maria y todas las combinaciones que existen con ese nombre. En fin, esto resulta buscar una aguja en un pajar.

Una noche buscando a la chica, se me ocurre una idea, “si ella trabaja en una tienda de televisores, debo volver a ir, veo su nombre  en el gafete y ya la busco en facebook”. No parecía tan descabellado mi plan, así que me preparé y salí un domingo en busca de esa chica que no me dejaba dormir.

Recorrí las calles del Centro Histórico de Guatemala nuevamente, hasta llegar al punto donde vi la tienda. Pero algo andaba mal, la tienda ya no estaba.

Sentí como todas las ilusiones tejidas se desvanecían, ahora no sabía ni su nombre ni donde trabajaba. Justo estaba por resignarme a la búsqueda de esa chica cuando oigo una voz cercana a mí. Volteó a ver y era una chica, calculo de unos 19 años, unos ojos tan cafés como el chocolate. Pensaba encontrarme a la chica que trabajaba en la tienda y en ese lapso de tiempo me volvió a repetir la pregunta que me había hecho y no había escuchado:

-Hola, mucho gusto, me llamo Stephanie. ¿Estabas buscando la tienda de electrodomésticos?
-Sí, venía a buscar a una ch… digo, un televisor.
-Yo se a donde se fue la tienda, pero pensé que venías por la plaza vacante.
-¿Existe una plaza vacante? -repliqué-
-Sí, y es en esta misma tienda que se traslado a la otra calle.
-Claro que si quiero la plaza – le respondí emocionado.
-No hay ningún problema, sígueme.

Caminaba una calle abajo, justo cuando le pregunte algo a Stephanie:

-¿Conoces a una chica que trabaje ahí y su nombre inicie con la letra “M”?

Ella me miró a los ojos, le cambió su semblante y me dijo:

-Nunca vuelvas a mencionarla.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s