El jardín seco (Cristian Gramajo)

Veintinueve de noviembre de dos mil trece,
Como olvidar aquel viernes desolado,
Desde el cual mi jardín ya no florece,
Al arrancar las dos rosas que mas he amado.

Se ha secado toda mi alma desde aquel día,
Por más que trato de sembrar una nueva flor,
Se muere, no crece y ya no existe alegría,
Agoniza mi alma y solo florece el dolor.

La única lluvia que riega aquel jardín,
Es cada lágrima que sale de mi corazón,
El único sol que alumbra y calienta sin fin,
Es el recuerdo tuyo al cambio de estación.

El jardín de los sueños se marchita de dolor,
Las rosas con sentimientos ya no tienen color,
Y es por eso que nunca olvidaré aquel día,
Al que mi corazón y mi jardín dejaste en sequía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s