La historia que nunca tuvo que suceder (Cristian Gramajo)

Imagen cortesía de: Damaris Marquez
Imagen cortesía de: Damaris Marquez

Una mañana triste de Marzo,
La chica se despertó,
Se alejó del regazo,
De un tipo al que desconoció.

Era una mañana muy fría,
Todo era tan extraño,
Asustada que ya era de día,
Adolorida, alguien le hizo daño…

Cuando cobraba la conciencia,
Ahogo el llanto, ella reacciono,
Aquel tipo sin decencia,
Era su amigo, ella lo reconoció.

Y se recordó que una noche antes,
En una fiesta se emborrachó,
Entre panas, amigos y cuates,
Ese tipo se aprovechó…

Y lloraba la chica, tenía temor,
Que aquel tipo fuera  a despertar,
Y le causara mucho más dolor

Así que fue fuerte e intento escapar.

Forzó veinte veces la puerta,
Pero no se pudo abrir,
La chica quería estar muerta,
Porque no lograba de ahí  huir.

En un momento todo cambió,
La puerta al fin se logró abrir,
Ella de su agonía al fin revivió,
Ahora pensaba a donde debía ir.

Corriendo de aquel infierno,
Las gradas comenzo a bajar,
No le importo que fuera invierno,
Afuera llovía y sin ropa iba a andar.

Llorando por calles desconocidas,
La gente le miraba y le temía,
Una extraña o una loca enfurecida,
Nadie se acercó a ver que tenía.

La chica en su desesperación,
No sabia que más hacer,
El dolor en su corazón,
Nunca iba a desaparecer.

Heridas que por toda una vida perduran,
Idiotas que se aprovechan de una mujer,
Con su daño, toda una vida torturan,
Esta es una historia que nunca tuvo que suceder…

Anuncios

2 thoughts on “La historia que nunca tuvo que suceder (Cristian Gramajo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s